Rojo

| miguel.torres@TVboricuaUSA.com



Mañana martes, Caracol Televisión estrenará su nueva telenovela titulada "Polvo Carnavalero". La producción, a emitirse en el horario de las 9 de la noche, es protagonizada por Rafael Zea, Johana Cure e Isabela Córdoba.

Polvo Carnavalero cuenta la historia de Alejandro, un joven acomodado de la élite bogotana que siente especial aversión por los costeños y sus ruidosas costumbres. Sin embargo, nunca imaginó que una revelación de su madre derrumbaría por completo su vida al decirle que él es hijo de un “polvo carnavalero”, producto de una noche de pasión en el Carnaval de Barranquilla. Alejandro, ahora hijo de un padre desconocido y sin más datos que un apodo y un disfraz, emprenderá un viaje a la capital del Atlántico en donde se convertirá en todo aquello que siempre odió y que jamás quiso ser. Un viaje al encuentro con sus raíces en donde encontrará el verdadero amor.

¿Quién es quién? en Polvo Carnavalero


Johana Cure es Eli Abuabara
Ella es pura sabrosura, un mango recién cortado, todo un carnaval; pollera extendida, hombros y caderas que se mandan solas y se contonean al ritmo de la guacherna. Hermana de Ramón, su única familia, el mismo por el que haría hasta lo imposible, pues es mujer de una sola pieza, de amores sinceros y así mismo límites bien definidos. Estudia enfermería en la nocturna, pues la hace feliz curar los dolores y aliviar las amarguras.

Eli será la encargada de despertar en Alejandro el costeño que estaba rezagado. Ella lo acercará a su esencia, a todo lo que él, hasta antes de conocerla, juraba que jamás probaría ni viviría.

Rafael Zea es Alejandro Mallarino Otero
Médico que nunca ejerció, estudió esta carrera por tener contento a su papá. Administra una librería esotérica en la que concentra todas sus energías, sigue a los gurús del mundo zen, practica el masaje tailandés, medita y se dedica a activar sus chacras.

Ama la música clásica, la buena comida, los teatros, los buenos restaurantes. Odia el calor, los moscos, la brisa, la playa, el mar, el vallenato, en fin… todo lo que tiene que ver con el caribe colombiano. Pero un Carnaval de Barranquilla lo llevará a entender que esa barrera creada con el caribe no era más que una resistencia al costeño que dormía en sus entrañas.

Isabela Córdoba da vida a María José Santamaría
Es la atractiva novia del cachaco. A primera vista es una mujer 10: elegante, inteligente, bonita, administradora de profesión y especializada en el área hospitalaria. Más que la medicina, ella ve la salud como un negocio.

Por ser hija única de una familia acomodada es un “tantico” caprichosa, no soporta que le digan “no”. Además, es un “poquito” obsesiva, a tal extremo que cuando sepa que la costeña le está quitando a su novio, hará hasta lo impensable por mantenerlo a su lado, aun sabiendo que él no la ama y que nunca será feliz a su lado.

Alberto Villa es Ramón Abuabara
“Moncho” es el hermano de Eli, es lo que se dice, un bacán en todo el sentido de la palabra. Alegre, dicharachero, siempre ve el vaso medio lleno y si es de ron, mucho mejor, pues la rumba y el baile son sus fuertes. Y así como rumbea, así mismo trabaja como el cevichero mayor atendiendo su propio negocio en plena calle de Bogotá.

En un comienzo Alejo lo verá como su enemigo íntimo por enfrentarlo con el vallenato, pero irá descubriendo que “Moncho”, sin proponérselo, es quien verdaderamente vive de manera tranquila.

Patricia Tamayo interpreta a Beatriz Otero
Es la mamá de Alejandro. Una mujer que de joven ejerció como periodista. Tuvo un matrimonio tranquilo con su esposo Adolfo quien siempre fue un caballero, un verdadero señor. Ella lo respetó y lo quiso con el alma. Le falló el día que tuvo que ir a Barranquilla para hacer el cubrimiento del carnaval.

Invadida por el ánimo fiestero del carnaval, se fue de copas con un exboxeador al que apodaban “Peluca Vieja”, de ese apasionado y veraniego romance, del que nadie sospecha, nació Alejandro. Adolfo, hasta el último día de su vida, estuvo convencido de que Alejo era su hijo.

Pedro Palacio es Bony Martínez

Bony habla, actúa, se ve y se viste como todo un gánster, sin embargo, no es más que un costeño “bacaniado”. Eso sí, cada vez que ponen su valentía y su bravura en duda, se descontrola y más cuando Eli lo manda al carajo (que es todo el tiempo). Se empeña en demostrarle al mundo que ella, así no quiera, es y será su mujer.

Bony “trabaja” con su papá en el negocio del contrabando. La aparición de Alejo, lo enfrentará a un medio hermano que le robará, no sólo el amor de Eli, sino el de su padre.


Emilia Ceballos da vida a Lorna Martínez
Es la mujer más tierna, sensible, inocente y buena de toda Barranquilla. Es la más costeña de las costeñas: hiperactiva, frenética, alborotada, desparpajada y algo loca.

Su vida sentimental es un completo caos, a los que ella considera amigos la ven como novia y a los que ella ve como pareja, no la ven nada más que como a una buena amiga. Quiere a Eli como si fuera su hermana y siente desde su inocencia que si ella se la jugara por Bony podría convertirlo en el hombre perfecto. Su mundo dará un giro cuando a su vida llega su hermano Alejo, quien la llenará de alegría.

Alfonso Rojas es Teófilo Martínez
Teófilo es el verdadero papá de Alejandro. Es de las personas que se las sabe todas y si no, se las inventa. Querendón, enamoradizo, coqueto, fiestero y alegrón. Es por eso que poco a poco le irán apareciendo hijos y amantes que el mismo ni se acuerda, todo producto de sus fiestas de carnaval.

Hay muchas mujeres a las que ha querido, sin embargo, hay una a la que nunca ha podido olvidar a pesar del paso de los años. A Beatriz Otero, su cachaquita sabrosa.

Víctor Hugo Morant da vida a Julio Santamaría
Papá de María José, suegro de Alejandro. Es un hombre bien puesto, de modales, palabras y maneras siempre correctas; un caballero que hace honor a su cachaquería. Un completo caballero, digno padre de María José; solo a él, ella pudo heredarle el refinamiento y el gusto selecto.

Lo cierto, es que detrás de este molde casi perfecto, se esconde un hombre frío: calculador, ambicioso, capaz de traicionar a sus mejores amigos por ambición. Esto fue precisamente lo que hizo con Adolfo, quien era su socio en la clínica y a quien le tendió una trampa para quitarle todo lo que tenía. Ese es el secreto que carga a cuestas y que tendrá que esmerarse por esconder, pues las huellas de su pasado amenazarán con salir a flote en cualquier momento.

Publicar un comentario Disqus

 
Arriba