Rojo

| miguel.torres@TVboricuaUSA.com



Llega el turno de que los mexicanos conozcan la historia de El Rey David.


La teleserie bíblica El Rey David, en la que un humilde pastor se prepara toda su vida para acabar con la tiranía y convertirse en el mayor ídolo de Israel, llega a México por la pantalla de Imagen Televisión.  Su estreno está pautado para este martes, 24 de julio a las 7:00 de la noche.

De los mismos creadores de Moisés y los Diez Mandamientos y Los Milagros de Jesús, esta entrega narra la vida del humilde pastor de la famosa historia épica que de la mano de Dios, derrota al temido Goliat para terminar convirtiéndose en rey de Israel.

La historia comienza cuando David (Leandro Leo) tiene 10 años de edad. Siendo el menor de siete hermanos, su padre Isaí (Clemente Viscaino) le asigna la función de ser el sirviente de la casa, mientras sus hermanos ocupan una posición privilegiada y de honor por ser valientes guerreros del Rey Saúl (Gracindo Jr.). David crece, pero continúa siendo amoroso, humilde y sensible, y en compañía de su harpa declama bellos salmos y oraciones a Dios.  A pesar de ser reservado, Dios tiene para él grandes planes y su vida cambiará completamente.

A la par, el pueblo de Israel se desangra en una guerra interna. Para tratar de ponerle fin a estos conflictos, Saúl se convierte en el primer rey con la bendición de Dios. Durante sus primeros años, Saúl cumple con las palabras divinas, pero poco a poco se aleja de ellas para seguir los dictados de su propio corazón.  El mismo Dios, a través de su profeta Samuel (Isaac Bardavid) le anuncia a Saúl que pondrá en su lugar a alguien que sea mejor que él, alguien que tenga el corazón de Dios. Así, el espíritu de Dios se retira de Saúl y el otrora rey pasa a ser atormentado por un espíritu maligno.  El profeta Samuel comienza la búsqueda de un nuevo monarca y es así como una tarde se presenta en la casa de Isaí para informarle que uno de sus ocho hijos será el nuevo líder del pueblo hebreo. Uno a uno los herederos fueron rechazados ante el asombro de Isaí, sin imaginar que David sería el elegido. Su corazón único y bienintencionado hace que David sea ungido por Dios y eventualmente se convierta en el sucesor del rey Saúl.


El mandato fue ordenado y escuchado. No obstante, el ascenso al trono no será fácil para David. Antes de tomar las riendas del pueblo hebreo, encontrará obstáculos y enemigos que lo pondrán cara a cara con la muerte.  Quizá el momento más significativo de estas pruebas ocurre el día que David, al llevar alimentos a sus hermanos, se entera del desafío del Rey Saúl, quien promete riquezas y la mano de su hija a quien logre derrotar al temible Goliat. David, a pesar de su físico endeble, acepta el desafío y descalabra al gigante en una escena aclamada por la crítica por sus efectos en cámara lenta y estilo cinematográfico.

A partir de su triunfo sobre Goliat, su fe en Dios lo convierte en ídolo y la pasión de su corazón comienza a revelar su verdadero espíritu.

Publicar un comentario Disqus

 
Arriba